Elegir la bicicleta para un niño: talla, edad, con o sin pedales

Elegir la bicicleta para un niño

De niño, probablemente querías tener una bicicleta. Hoy en día, es probable que ese sueño se haya hecho realidad. Ahora te toca a ti hacer realidad el sueño de tu hijo: tener su primera bici. Pero, ¿cómo hacer la elección correcta? ¿Es mejor empezar a montar en bicicleta con o sin pedales? ¿Qué tamaño de bicicleta debo elegir? Entre los principales criterios a tener en cuenta a la hora de elegir una bicicleta para un niño, no nos podemos olvidar, entre otros, del sistema de frenado. Por supuesto, para que a tu hijo le guste la bicicleta que elija, la estética jugará un papel importante.

Lo primero, bicicleta con o sin pedales: triciclos o bicicletas sin pedales

¿Cómo empezar a disfrutar de los placeres del ciclismo? ¡Con juguetes que ruedan! Por ejemplo, un bebé de tan solo 15 meses ya puede empezar a jugar con un triciclo o un portabebés como la preciosa Pukylino. En un triciclo, el bebé puede divertirse, impulsándose con los pies y, a veces, pedaleando, sin demasiado riesgo de caerse, ya que dispone de tres o cuatro ruedas que le dan la suficiente estabilidad. Algunos triciclos también tienen una barra de dirección, que permite a los padres usarlo en modo cochecito. Esto es muy práctico cuando vuelves a casa del parque con un niño pequeño que está cansado de jugar.

>>> Te puede interesar: ¿Elegir un portabebés o un triciclo? (próximamente)

Para desarrollar el equilibrio sobre dos ruedas, proporciónale a tu hijo una bicicleta sin pedales a partir de los 2 años. Estas pequeñas bicicletas sin pedales han conquistado los caminos de parques y los corazones de los padres. De hecho, la bicicleta sin pedales es una excelente manera de desarrollar la coordinación y la independencia en los niños. Y para volver a casa desde el parque, las correas de transporte facilitan el traslado de la bicicleta sin pedales. Al igual que con las bicicletas para niños, existen diferentes tamaños de bicicletas sin pedales.

Elegir la talla correcta de bicicleta para niños

¡Ahora tienes la posibilidad de adquirir la bicicleta ideal para un niño! Dependiendo de la edad y el desarrollo del niño, existen diferentes modelos de bicicletas adecuadas para el aprendizaje. Lo primero que hay que hacer a la hora de elegir una bicicleta para un niño es encontrar el tamaño adecuado. Para aprender a pedalear, hay que ser capaz de poder frenar y girar manteniendo la estabilidad y la seguridad. El niño estabiliza instintivamente la bicicleta poniendo un pie en el suelo. Por lo tanto, el niño debe ser capaz de poner un pie en el suelo con facilidad. Ambos pies deben estar apoyados completamente sobre el suelo en un principio, y luego cada vez más en la punta a medida que el niño desarrolla el equilibrio sobre la bicicleta.

Talla correcta bicicleta niño

Las tallas de las bicicletas para niños se expresan en pulgadas según el diámetro de la rueda de la bicicleta. Por lo tanto, se habla de bicicletas de 12 pulgadas, bicicletas de 14 pulgadas, etc., hasta las bicicletas de 24 pulgadas para los preadolescentes. Cada talla de bicicleta infantil corresponde a la altura del niño. Para elegir la talla adecuada de la bicicleta del niño, es mejor tener en cuenta la altura del niño, en lugar de la edad. Por supuesto, la edad sigue siendo un indicador de la altura media.

Por ejemplo, para una primera bicicleta a partir de los tres años, una bicicleta de 12 pulgadas suele ser una buena elección. De hecho, las bicicletas de 12 pulgadas son apropiadas para niños que miden menos de 100 cm o 1 metro de altura. Cada niño es diferente, y algunos son más altos a la misma edad. Por ejemplo, para los niños de 3 a 5 años cuya altura oscile entre los 95 cm y 1,10 m, se recomienda una bicicleta infantil de 14 pulgadas. Contará con los mismos elementos de seguridad y ayuda para aprender a montar en bicicleta, adaptados a su altura.

En cuanto a las bicicletas de 16 pulgadas, generalmente son idóneas para niños de 4 a 6 años. Esta pequeña bicicleta para niños de 6 años no deja de ser una bicicleta con el equipamiento básico para aprender a mantener el equilibrio en una bicicleta: ruedas pequeñas y frenos fáciles de accionar.

Más adelante, para niños de entre 1,10 y 1,30 metros de altura, pasamos a las bicicletas de 18 o incluso a las bicicletas de 20 pulgadas. Estas son ya verdaderas bicicletas para seguir el ritmo de los padres, el niño empieza a utilizar el cambio de marchas. Y cuando el niño tenga más experiencia y sea más alto, a partir de los 8 años y de 1,30 m de altura, puedes hacerte con una bicicleta de 24 pulgadas para que te acompañe en todos tus paseos en bicicleta y para ir al colegio en bici

>>> Te puede interesar: Cómo elegir la talla ideal para la bicicleta

Buenos frenos, para aprender a montar en bicicleta con seguridad

bicicleta infantil

La edad del niño es un indicador de su altura, pero también del desarrollo psicomotor medio del niño. Y lo que el niño es capaz de controlar con los frenos de la bicicleta. Frenar con las manetas en el manillar es más complejo que frenar con los pies. Esto debe tenerse en cuenta a la hora de elegir una bicicleta infantil adecuada al desarrollo del niño.

Por ejemplo, en las bicicletas más pequeñas nos podemos encontrar con un sistema de frenos contrapedal. Se trata de un freno fácil de usar rápidamente. El niño entiende fácilmente cómo frenar bloqueando los pedales. También es aconsejable utilizar un freno contrapedal porque sólo actúa sobre la rueda trasera de la bicicleta. ¡No hay riesgo de bloquear la rueda delantera por frenar de manera brusca!.

Los frenos de llanta, como los V-brake, requieren una maneta en el manillar. Los frenos de las bicicletas para niños están equipados con manetas adaptadas al tamaño de las manos pequeñas. Un niño pequeño puede aprender a utilizar los frenos de la bicicleta en el manillar. Esto puede llevar un poco más de tiempo que con el contrapedal. O un poco más de vigilancia por parte de los padres.

En cuanto a la seguridad, ¡no te olvides de la cabeza del niño proporcionándole su primer casco de bicicleta desde el principio!. También te recomendamos montar reflectores en los radios y en los pedales, para aumentar la visibilidad del niño sobre la bicicleta.

¿A favor o en contra de las ruedas estabilizadoras para aprender a montar en bicicleta?

Aprender a montar en bicicleta significa aprender a mantener el equilibrio, pedalear y frenar. ¡Todo al mismo tiempo!. Este aprendizaje múltiple requiere concentración y coordinación por parte del niño. Por eso, muchos padres prefieren empezar con una bicicleta sin pedales. El niño aprende primero el equilibrio. Luego aprende a frenar, ya sea con los pies o con la maneta de freno si han desarrollado suficientemente su coordinación. Por último, cuando pasemos a la bicicleta infantil de verdad, aprenderá a pedalear. Pero el orden de aprendizaje puede invertirse. Se puede empezar a pedalear en una bicicleta con pedales.

Para un niño que empieza a montar en bicicleta sin haber utilizado antes una bicicleta sin pedales, las ruedas estabilizadoras para bicicletas infantiles son muy prácticas. Así, el niño aprende primero a pedalear para poder avanzar. Las ruedas pequeñas le tranquilizan y le permiten concentrarse en la trayectoria y la velocidad de la bicicleta. Las ruedas estabilizadoras son una forma sencilla y eficaz de garantizar una conducción segura mientras se aprende a montar en bicicleta. Sin embargo, recuerde quitarlos de la bicicleta pequeña en cuanto el niño haya ganado en confianza y, sobre todo, en cuanto empiece a girar con un poco de velocidad.

Algunos otros elementos de seguridad para las bicicletas de niño que hay que tener en cuenta

Cuando elijas una bicicleta para niños, asegúrate de que lleva la etiqueta CE que indica que cumple con las normas de seguridad europeas vigentes. Así mismo, el casco también debe estar homologado por la CE. Debe estar lo suficientemente bajo hacia la parte posterior de la cabeza y, una vez ajustado, no debe moverse. Para pedalear con seguridad, no hay que descuidar el equipamiento del pequeño ciclista. Cuando un niño se cae, cae de cabeza en la mitad de los casos. El uso del casco de bicicleta para niños reduce el riesgo de traumatismos craneoencefálicos en más del 80% de los casos. Y es obligatorio en España hasta los 16 años.

Para que tu hijo circule con seguridad, comprueba regularmente el estado general de la bicicleta, el correcto funcionamiento de los frenos y el apriete de las ruedas, el manillar y el sillín. Por último, no dejes nunca sin supervisión a un niño que se inicia en el uso de la bicicleta.

El ciclismo enseña al niño al principio a superar sus miedos y luego ser persistente. De primeras, sujétalo por la cintura y luego quédate a su lado para tranquilizarlo. Tus ánimos ayudarán y facilitarán su progreso. Por otro lado, si no está interesado, no tiene sentido insistir demasiado, pues de lo contrario se enfadará. La bicicleta enseñará a los más atrevidos a asumir responsabilidades y dará confianza a los más tímidos.

Lo importante es aprender divirtiéndose, tanto si se trata de una bicicleta con o sin pedales. Por estética y practicidad, puedes poner una funda de sillín o una pequeña cesta en la bicicleta del niño. ¡Siempre queda bien y a los niños les encanta! Los accesorios para bicicletas infantiles son una forma sencilla y económica de personalizar la bicicleta de tu hijo, lo que hará que quieran usarla aún más. Deja que tu hijo elija los colores de los accesorios, para que sienta que ha participado activamente en la elección de su propia bicicleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *